18 mayo 2018

Riorda: “Hoy, el estado de las redes en el espectro político está más cerca de un gris oscuro”

 

 Pablo Peralta M.  / La Paz 

Mario Riorda, activista de la comunicación política y consultor argentino en estrategia y comunicación para gobiernos y partidos en América Latina, sostiene que  hoy el estado de las redes en la  política está "mucho más cerca de un gris oscuro", en la escala  blanco  (democraticidad) y negro (opacidad).    

Riorda es uno de los expositores que participará en el Primer Congreso de la Red Latinoamericana de Comunicación Política y Estrategias de Campaña, que se llevará adelante el 1 y 2 de junio en Santa Cruz.

   En entrevista con Página Siete, el coordinador  del estudio Gobernautas y ciudadanos  explica, entre otros detalles,  que  ese evento reunirá a más de 20 personalidades, "las más importantes del mundo de la academia y la consultoría".   
    
¿De qué forma incidieron las redes  en las campañas políticas y en la comunicación política?

Son distintos modos de incidencia. En un primer término se hablaba de que las redes eran básicamente una plataforma que alentaba la democratización, que se convertían en instancias absolutamente horizontales, y la realidad es que con el correr del tiempo, en aproximadamente una década, empezó a verse un costado negro de parte de las redes, que tiene que  ver con, por un lado, manipulación, que tiene que ver, particularmente, con algunos aspectos más peligrosos, que es la radicalización de posturas que no dialogan entre sí. Que tiene que ver con la desinformación, que tiene que ver, particularmente, con uno de los modos más -yo diría- potentes de volcar dinero en negro o dinero mal habido en las campañas electorales, porque es uno de los pocos lugares donde no hay regulación electoral. 

Si hubiera que hacer un análisis sobre los efectos de las redes respecto a poniendo la democraticidad como lo blanco y poniendo la opacidad como lo negro, hoy el estado de las redes, particularmente en el espectro político, está  mucho más cerca de un gris oscuro. 

¿Si tuviera que marcar un antes y después o un hecho que selló el punto de inflexión, cuál diría que es?

Cuando en América Latina los gobiernos empezaron a regular las campañas electorales, particularmente, cediendo espacios gratuitos para los partidos, pero no regulando las redes. 

Me parece que ahí hubo un vuelco del dinero en negro del financiamiento ilegal de las campañas, por un lado, que fue un proceso muy tranquilo, muy paulatino, que de alguna manera no se advirtió y quizás el elemento más importante acaba de suceder hace muy poquitos meses, que fueron dos: el último que conocemos y el de más impacto tiene que ver con el efecto de Cambridge Analytica  y lo que salió a la luz respecto a la filtración de datos personales a escala masiva. Pero ya antes cuando empezaron a surgir las alertas naranjas particularmente en EEUU respecto a las granjas de trolls y de bots, y particularmente esta industria apócrifa que genera en cantidad de millones de perfiles falsos que van incidiendo en las campañas. 

Los políticos en Bolivia   usan las redes  como emisores y no interactúan. ¿No es contraproducente? 

En realidad diría que es el promedio latinoamericano. Tuve la oportunidad de hacer, precisamente en el estudio de gobernauta, en los 61 distritos de más de un millón de habitantes en toda América Latina,  un estudio que tiene que ver con la capacidad de respuesta de los gobiernos a los ciudadanos en las demandas públicas que aparecen y que los gobiernos responden a menos del 10%. 

Es decir, hay un 90% de insatisfacción en la interacción o en la comunicación entendida como interacción y evidentemente a niveles presidenciales la respuesta es mucho menor...  Es decir, lo que sucede en Bolivia es grave en sí mismo, pero no es menos grave y representa una media típica de la totalidad de América Latina. 

En uno de los libros que coordinó  se introduce el término "gobernauta".  ¿Puede trazar un perfil aproximado? 

La idea del gobernauta tiene que ver con un gobernante que entienda las redes  mucho más allá de concebirlas como un medio de comunicación, sino  como la utilizan los jóvenes que están en las redes, como plataforma de acción. 

Esto significa que no todo es digital, pero termina impactando, en última instancia, en lo digital. Por lo tanto, el gobernauta tiene en sí mismo un cambio de paradigma asociado a la convergencia, en donde  los medios de comunicación, y en ese caso las plataformas de acción, no son una instancia meramente publicitaria, sino una oportunidad preferentemente de gestionar mejor, de hacerle la vida un poquito más fácil a la gente, de ofrecer trámites en línea, de ofrecer trazabilidad de los reclamos, de poder responder, de aumentar la capacidad y potencialidad de los gobiernos abiertos, de potenciar la rendición de cuentas, de instar a procesos de cogestión.

En definitiva es un cambio de paradigma donde las redes son una herramienta que acerca y no que aleja, y una herramienta que permite un mejor relacionamiento, incluyendo la capacidad de una respuesta pública como servicio antes de ser concebida como una instancia puramente de impacto publicitario.

 ¿Cómo están  cambiando las redes a la opinión pública, le dio más poder e incidencia?

De alguna manera tiene que ver con la primera respuesta. Creo que de modo reactivo, probable, que aparezca la posibilidad de incidir, de que la gente pueda realizar alguna acción directa, que tenga que ver con una especie de catarsis, de expresarse, de hablarle, de escribirle a un líder, a un político, etc...  Sin embargo, se van sucediendo en el mundo dos fenómenos  importantes:  la  jerarquización y la concentración. ¿Qué significa? Que los contenidos están muy arriba y en pocos y son poquitos los que ordenan el debate político. 

Este es un fenómeno sumamente interesante. En el Brexit, en Twitter, por ejemplo, 10 cuentas manejaron más del 22% del tráfico;  10 cuentas sobre casi 800 mil.  El 5% de las cuentas políticas en Alemania son las que ordenan el debate público y esto se va dando  en contextos latinoamericanos o en contextos internacionales que exceden a nuestra región. 

Es decir, parecía una especie de ilusión la idea de democraticidad inicial, que insisto también fue característica de la irrupción de cualquier medio anteriormente, especialmente en el siglo pasado, pero con el correr del tiempo, la concentración, la jerarquización, y por si fuera poco la manipulación, a través de la obtención de datos masivos, evidentemente han echado por tierra esa concepción inicial. 

¿Cuál es la significancia del Primer Congreso de la Red Latinoamericana de Comunicación Política de Santa Cruz?

La significancia es total, reunir a más 20 personalidades, las más importantes del mundo de la academia y la consultoría en Santa Cruz de la Sierra, en un evento que es un seminario internacional tan importante, es algo histórico. 

Bolivia no tenía tradición de este tipo de hechos. El evento de Santa Cruz  mezcla academia con consultoría profesional y aportará, esperamos todos, una visión un poquito más profunda que lo que vulgarmente se denomina marketing político, que es una especie de tecnología o conocimiento aplicado, universal, cuando en realidad cada país, cada región, cada cultura tiene su propio contexto que debe ser entendido.

Fuente.
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...