01 abril 2018

Micro y pequeñas empresas y los riesgos en su sobrevivencia



Inversión  /  La Paz

Los emprendimientos económicos en  La Paz y El Alto se enfrentan a desafíos que ponen en riesgo su funcionamiento. Problemas de formación y acceso a recursos limitan su desarrollo. En general, las entidades más sensibles son las que corresponden al rubro de las micro y pequeña empresas y que nacieron por el interés de garantizar la subsistencia de los propios emprendedores.

Con el objetivo de conocer cómo se desarrollan estos negocios, alumnos del programa de Maestrías para el Desarrollo, dependiente de la Escuela para la Competividad (EPC) de la Universidad Católica Boliviana San Pablo, sede La Paz, realizaron una investigación de la temática  en 2017 y  publicaron sus primeros hallazgos, en formato de libro, a mediados del mes pasado.

El estudio se cumplió en el marco del programa VLIR-UCB,  un acuerdo de cooperación interuniversitaria entre la casa de estudios boliviana y el sistema de Universidades Flamencas de Bélgica.

La investigación de referencia estuvo a cargo de los estudiantes: Freddy Tarqui Ayala, Nathalia Meza Lora, Elián Álvarez Gómez y David José Cisneros Uría. La coordinación estuvo a cargo  del  docente Gover Barja Daza.

La temática analizada por  este grupo de inquietos investigadores corresponde al subprograma de la citada alianza  Desarrollo productivo emprendedor dirigido a jóvenes y mujeres vulnerables.

El mencionado libro está dividido en cuatro capítulos. La publicación lleva el nombre: Ecosistema del emprendedor por subsistencia paceño. Análisis parcial.

En resumen, el grupo tenía el propósito de conocer cuál es la realidad de los emprendedores  "personas que  no accederán a una formación universitaria en emprendimiento debido a falta de recursos u otras razones que caracterizan la vulnerabilidad socioeconómica", se lee en la publicación.

La principal herramienta de los estudiantes fueron las encuestas, cuyos resultados permitieron acercarse a las realidades de las ciudades de La Paz y El Alto.

El Alto

El primer informe del libro, a cargo de Tarqui, se hizo en El Alto. En esta ciudad, el estudiante trabajo con jóvenes (de 15 a 29 años), grupo etario que corresponde al 59% de la población alteña; de ese total, y según datos del informe de Promoción de la innovación social juvenil en América Latina de la OIT y el PNUD, al menos el 46% vive en la pobreza, el 47% ha terminado los estudios escolares y casi el 10% no suma ni un año de escolarización.

Estas condiciones son fuertes limitantes para el desarrollo socioeconómico alteño. Los jóvenes no pueden acceder a programas de educación para aprender a realizar emprendimientos estables.

Sin embargo, en esa ciudad existen diversos centros de estudio, públicos, privados e impulsados por fundaciones u ONG (organizaciones no gubernamentales). Empero, los emprendedores por subsistencia no acceden a estos porque no cuentan con el principal requisito: el título de bachiller.

Este certificado corresponde a una exigencia planteada por el propio Estado, desde el Ministerio de Educación, ya que la formación escolar en Bolivia es obligatoria. Pero las dificultades económicas y los problemas familiares, que, en muchos casos, dejan a los chicos sin tutores, impiden que estos ciudadanos gocen de este derecho. Además, esta situación afecta, en mayor número a las mujeres, quienes son las que estudian menos años y, ya como adultas jóvenes, se dedican a intentar consolidar negocios precarios que tienen un alto riesgo de fracaso. Por ejemplo, venta de jugos en puestos ambulantes que se reducen a un balde, un cucharón y una centena de vasos plásticos para comercializar la bebida entre los transeúntes alteños.

La publicación reflexiona sobre la necesidad de que la normativa boliviana debería considerar la actual realidad para responder, de manera eficiente, a las necesidades de la ciudadanía. Además, es necesario impulsar cursos acordes con las realidades del contexto alteño.

Un punto clave en el crecimiento de los emprendimientos, es que sus gestores  no tienen insumos suficientes para la innovación; además de las limitaciones de educación y capacitación técnica.

La innovación es la clave

El siguiente capítulo, cuya responsable es Meza, reflexiona sobre la importancia de la innovación, pero esta vez en  La Paz.  "Se observa que las pymes (pequeñas y medianas empresas) no tienen la capacidad para innovar, los sectores industrial y comercial destacan la realización de innovación, pero el sector de servicios indica que no realiza innovación por la insuficiencia de recursos económicos y la falta de relacionamiento con el entorno científico (universidades, centro de investigación, laboratorio y otros)...", se lee en el capítulo La innovación de las pymes y su vinculación con el subsistema de innovación de la ciudad de La Paz.

La ausencia de innovación reduce, una vez más, la competitividad y la estabilidad de los emprendimientos, especialmente los que están clasificados en el orden de los negocios por subsistencia.

De acuerdo con la publicación, la innovación, en realidad la capacidad de innovación, "es un recurso de la empresa que permite obtener nuevos productos, procesos y servicios o mejorar los existentes".

 En el caso paceño, el libro identificó que "las empresas del sector industrial son las que mayormente emprenden un proceso de innovación seguidas por empresas del sector comercial y de servicios". Esto ocurre por las insuficiencias ya descritas. En el sector industrial y de servicios suman 91% de las pymes, 55% y 36% respectivamente;  54% en el comercial, con una distribución de 45% y 9% en cada área; y 58% en el de servicios, con una división de 36% y 22%.

 En las conclusiones, la autora considera que estos elevados porcentajes evidencian que las empresas paceñas tienen un "bajo" interés por la innovación, en parte por la debilidad económica. Para superar este escollo, Meza destacó la alianza que tienen algunas empresas, especialmente del sector industrial, con las universidades y centros de formación técnica, para abrir espacios a pasantes que pueden proponer cambios y mejoras.

El Estado

En el último capítulo, a cargo de Gómez y Cisneros, se desarrolla un diagnóstico del apoyo que reciben los emprendimientos desde el sector público, expresado por los tres niveles del Estado (nacional, departamental y municipal).

El trabajo concluye que este apoyo es casi invisible, a pesar de las normas y los avances, "no existe un subsistema emprendedor gubernamental como tal, debido a que las relaciones de interdependencia, articulación e interacción entre los tres niveles del Estado son prácticamente nulas".

Esto ha llevado a que los emprendedores no conozcan, en su gran mayoría, fuentes de apoyo estatal, ya sean estas de tipo económico o formativo. Como solución, los autores proponen impulsar una política pública para subsanar las distancias en que actualmente conviven las ciudades.


Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...