13 marzo 2017

Internet y sociedad en Bolivia

.

Las experiencias de Internet diferenciadas en el país se denominan territorialización de Internet en el libro 'Bolivia Digital', lo que es una evidencia de nuestra condición periférica en los procesos tecnológicos relevantes mundiales, que determina el rol de consumidores pasivos más que de productores activos.

La Razón (Edición Impresa) / Eliana Quiroz Gutiérrez es investigadora y ciberactivista, coordinadora del libro.

00:00 / 12 de marzo de 2017

Internet es un espacio tecnológico y, a la vez, un espacio social. Estas dos dimensiones pueden asemejarse a la oferta y demanda. Por un lado, la oferta sería el componente tecnológico: la fibra óptica, el satélite Túpac Katari, los celulares con aplicaciones que tenemos en el bolsillo y cosas más técnicas como el PIT, la firma digital, las placas de arduino, el big data. Por otro lado, la demanda estaría constituida por las dinámicas sociales que exigen avances tecnológicos para satisfacer las necesidades de nuevos usos políticos, económicos, culturales o de socialización, así como las necesidades de mayor eficiencia o mayor acceso a la información y al conocimiento.

De esta manera, se entiende que Internet es una plataforma de dinámicas sociales que reclaman innovaciones tecnológicas, es decir, que tienen la capacidad de cambiar la forma de la tecnología y sus características. El proceso inverso también es posible: la tecnología, con su enorme capacidad de oferta, puede cambiar las dinámicas sociales y, de hecho, lo hace.

Bolivia y su Internet. En los últimos cinco años, estos cambios han sido evidentes. El uso de Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram y varias otras aplicaciones de redes sociales ha transformado el acceso a la información; y la posibilidad de acceder a esa información en cualquier momento y lugar a través de las conexiones móviles —que constituyen el 96% de las conexiones a Internet en Bolivia (ATT, 2016)— ha modificado las prácticas sociales.

Un ejemplo en Bolivia es el efecto que algunos le atribuyen al uso de estas herramientas en el resultado del referéndum constitucional de 2016. Unos opinan categóricamente que el resultado se debió a las redes sociales, otros descalifican este criterio argumentando que sin real politics las redes sociales no hubieran logrado nada. Otros —los más conectados con las tendencias globales— relacionan este fenómeno con el Brexit y la elección de Trump, y hablan de la posverdad, un fenómeno de masas en el que se toman decisiones basadas principalmente en la emocionalidad, (como si antes de este evento las decisiones en procesos plebiscitarios hubieran sido tomadas únicamente con bases racionales). En todo caso, el debate político del referéndum pone en el centro a las dinámicas sociales virtuales y a las tecnologías de Internet.

Un libro, Bolivia Digital. Estas relaciones entre Internet y sociedad y los cambios que una inspira en la otra son el hilo conductor del libro que se presentará esta semana en La Paz con el nombre de Bolivia Digital, editado por el Centro de Investigaciones Sociales (CIS). Este libro pretende facilitar el acceso a datos acerca de los usos de Internet en Bolivia y a reflexiones de más de veinte especialistas ingenieros, comunicadores, abogados, economistas, pedagogos, psicólogos y filósofos.

Territorialización de Internet. El 40% de la población boliviana, urbana y rural, mayor de 18 años usa Internet. Es un dato de 2014 en LAPOP y de la Encuesta de Hogares-INE del 2015. Esto no significa que todos los usuarios de Internet tienen conexiones de calidad y aprovechan todos los beneficios de estar en Internet, sino que hay diversas calidades de conexión, las más frecuentes son las conexiones móviles desde un celular, móviles desde la casa y en cafés Internet o telecentros. Lo más común en Bolivia son las conexiones de calidad media y baja.

Esto genera brechas entre quienes se conectan y quienes no, pero también entre quienes tienen conexiones de buena calidad y quienes se conectan con baja calidad. El uso que se da a una conexión ADSL en casa —una conexión que no tiene límite de descarga, con tarifa única pospago, se use mucho o poco— tiende a ser más beneficiosa que una conexión en el celular con compra de paquetes de 60 megas diarios por Bs 2. Con una conexión ADSL se puede estudiar un curso en línea que tenga videos y descargar los textos para leerlos offline; o se puede llenar un formulario de postulación a un trabajo, enviarlo con adjuntos; o se puede grabar un video, editarlo y publicarlo en alguna plataforma digital. Todas estas actividades son muy difíciles o imposibles de realizar con una conexión en el celular, sea prepago o pospago.

Este fenómeno de experiencias de Internet diferenciadas se denomina territorialización de Internet en el libro Bolivia Digital, que es una evidencia de nuestra condición periférica en los procesos tecnológicos relevantes mundiales, lo que determina el rol de consumidores pasivos más que de productores activos.

Las noticias acerca de la creación de un brazo robótico, o de un boliviano que fue elegido para trabajar en Google, o de software estatal desarrollado con software libre son noticias precisamente por la rareza de esos eventos, y no son muestra de inclusión en los procesos de globalización, sino de nuestra condición periférica.

Soberanía tecnológica. Existen más de 4 millones y medio de cuentas en Facebook creadas en Bolivia. Esto significa que prácticamente todos los usuarios bolivianos de Internet tienen cuenta en esa red social. No es de extrañar, por tanto, que gran parte de las actividades en Internet se realicen en redes sociales, desde leer noticias, comprar y vender los más diversos bienes, chatear con amigos o grupos de amigos, hasta hacer convocatorias para encuentros políticos.

No sin razón se dice que la mitad del mundo de Internet le pertenece a Google y la otra mitad, a Facebook. Y tanto en un mundo como en el otro toda la información que se comparte en ellos es grabada a su paso por los servidores que están en países del norte.

Esto es un reflejo del escaso control que tenemos de la tecnología que usamos. Por tanto, una idea recurrente en Bolivia Digital es precisamente la necesidad de ser más dueños de la tecnología que usamos y de la información que compartimos, es decir, promover nuestra soberanía tecnológica.

(*) Bolivia digital. 15 miradas acerca de Internet y sociedad en Bolivia, Eliana Quiroz (coordinadora), es una publicación del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) (Vicepresidencia del Estado) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Será presentado el jueves 9 de marzo a las 19.00 en el Salón Auditorio del Palacio de Comunicaciones, por Álvaro García, Eliana Quiroz y George Gray Molina.


Fuente

Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...