21 marzo 2016

Dron hecho en Cochabamba revoluciona el control de la contaminación



Para registrar los niveles de contaminación en el límite superior de la atmósfera enCochabamba, la carrera de Mecatrónica de la Universidad Católica Boliviana "San Pablo" desarrolló un sistema único en el mundo, capaz de medir con un dron los contaminantes y reconocer elementos nocivos a partir de la presión y temperatura del ambiente, a una altura próxima a los 300 metros, elevación nunca antes alcanzada con el fin de analizar.

El proyecto pretende superar la carencia de estudios aéreos sobre los efectos del cambio climático en Cochabamba, para ello se basó en lo datos sobre el nivel de contaminación, logrados por la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire (MoniCA), que desde el 2000 analiza los principales gases nocivos en la atmósfera de Cochabamba, a nivel de tierra; a través de estaciones de monitoreo instalados en diferentes puntos de la ciudad. 

Diego Lange es docente universitario y asesor de este proyecto, informó que el sistema de medición se adaptó al dron gracias a que éste permite agregar cualquier tipo de dispositivo a su estructura. Incorporaron un micro controlador, dos cerebros, y un set de diez sensores que miden parámetros de la contaminación, la presión y la temperatura atmosférica.

El dron es un hexacóptero (de seis hélices) ideal para trabajar soportando las fuertes corrientes de aire, transporta hasta dos kilos de peso, a una velocidad máxima de ascenso de tres metros por segundo y con una duración de 17 minutos de vuelo autónomo. Está hecho de fibra de carbón 3K, pesa 600 gramos y tiene un diámetro de un metro, esta estructura fue facilitada por la fundación Jala, una organización sin fines de lucro que apoya en Cochabamba a la formación en tecnología, informó el ingeniero Sergio Vargas, principal desarrollador de este prototipo.

Vargas también detalló que la contaminación se mide a través de cinco sensores de gas, cada uno reconoce diferentes tipos de fluidos, como monóxido de carbono, metano, hidrógeno, gas licuado de petróleo y ozono troposférico. También incorporaron un sensor de presión atmosférica, otro para medir la temperatura y el material particulado (polvo, cenizas, humo denso) además de un sistema de registro de datos y un GPS.

"La información recolectada durante el vuelo se almacena en una tarjeta SD de la que se retiran los datos para evaluarlos". Los resultados son consistentes, debido a que el dron registra mayor presencia de ciertos elementos como el carbono en la superficie terrestre que disminuye en el ascenso y otros elementos como el ozono que aumentan. En el descenso el registro se revierte equivalentemente, "salvo variaciones mínimas, estos resultados son coherentes con lo que dice la norma boliviana (62018/2008)" comentó Lange. 

El dron y su sistema aún son un prototipo, resultado de la tesis del ingeniero Sergio Vargas, proyecto que representa una respuesta a la carencia de recursos para la adquisición de equipos especializados en esta clase de estudios. Esta alternativa es "relativamente económica, ya que varios de los sensores de gas que usa cuestan entre cinco y siete dólares, los cerebros que miden gases, temperatura y presión están a 80 dólares y el cuerpo cuesta 4.500 dólares. Gracias a estas características y las antes mencionadas, nuestro sistema es único en el mundo" afirmó Lange. Actualmente este equipo de ingenieros busca fondos para dar continuidad al desarrollo de este proyecto.

Coña Coña es la más contaminada

La Red de Monitoreo de la Calidad del Aire (MoniCA) reconoció que además del centro de la ciudad, la zona de Coña Coña es la más afectada de Cochabamba, debido a las emisiones del parque automotor. Este monitoreo analiza la concentración de material particulado, constituido generalmente por polvo, cenizas, humo de tabaco, gases contaminantes, dióxido de nitrógeno y azufre. En Coña Coña existen fábricas de ladrillos en los barrios en las zonas bajas y en Quillacollo que también incrementan los niveles de contaminación.

Estos datos son posibles gracias a los analizadores automáticos de la red MoniCA ubicados en las zonas norte, oeste y sur de Cochabamba. Mediante esta tecnología se sabe que el área del parque Kanata, en la zona sur, es la segunda con mayor nivel de contaminación y la menos contaminada es la zona de Semapa, lado norte, debido a que cuenta con más zonas residenciales que fabriles. 

Según informó Diego Lange, las condiciones de la cordillera y parte del parque Tunari, favorecen a la descontaminación porque los vientos tienden a golpear con las montañas y empujan los elementos nocivos hacia Sacaba o Quillacollo.

Bolivia carece de normas para drones

Aunque la tendencia de adquirir drones, con fines lúdicos o de seguridad, es creciente enBolivia, aún no existe una norma oficial que regule el vuelo de estos aparatos. 

Recientemente el ministro de Defensa de nuestro país, Reymi Ferreira, propuso la redacción de una normativa, tras que se incautara un dron que sobrevolaba de manera "sospechosa" sobre la residencia presidencial, al igual que la computadora de la persona que controlaba el aparato; dichos objetos posteriormente fueron devueltos por la falta de una reglamentación al respecto. 

La única referencia conocida con la que actualmente se regula el uso de los drones, fue insinuado por el propio ministro Ferreira, quien advirtió que los drones que realicen sobrevuelos en instituciones y lugares resguardados serán automáticamente incautados.

Autoridades de seguridad aérea en países como España, con el fin de garantizar la seguridad y privacidad de los ciudadanos, imponen multas a personas y empresarios que violen las normativas de vuelo con aeronaves no tripuladas con sumas de hasta 225.000 euros por el uso indebido de estos aparatos, en circunstancias tales como sobrevolar drones de una capacidad de 25 kilogramos sobre zonas pobladas, volar en zonas donde circulen vuelos a baja altura o vuelen de noche.

En todas las zonas céntricas de París, Francia, incluidos los bosques de sus perímetros, la actividad de volar drones está prohibida, bajo una reglamentacion que precautela la seguridad.

En el ámbito latinoamericano, Chile es el pionero en implementar un marco legal para regular la utilización de estas aeronaves no tripuladas por parte de entidades civiles. 

En ese país, los drones que superen el alcance de 100 metros de altura deberán contar con una autorización expresa de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). 


Fuente

Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...