20 agosto 2014

Tropa robótica.

Tropa robótica. -   Agencias Agencia

Con una ingeniosa combinación de algoritmos y diseño físico, investigadores han creado un enjambre de más de mil pequeños robots que pueden organizarse a sí mismos en formas bidimensionales complejas sin ayuda humana alguna.

Dichos sistemas robóticos autoensamblables han estado  antes limitados, en otros proyectos, a docenas o cientos de robots, pero el científico Michael Rubenstein y colegas de la Universidad de Harvard fueron capaces de programar 1.024 robots simples, conocidos como Kilobots, para  que se organicen y formen varias formas, como estrellas o letras del alfabeto, de acuerdo con un reporte de la revista Science.

Los Kilobots, los cuales fueron diseñados para imitar el comportamiento de insectos como las abejas y hormigas, usan motores de vibración para deslizarse a lo largo de superficies y luces infrarrojas para comunicarse con otros similares.

Sin embargo, su diseño simple limita su rango de comunicación a sólo tres diámetros de robot. Rubenstein y su equipo comenzaron con un algoritmo que dependió de tres comportamientos colectivos —ubicación, seguimiento en las orillas y formación de gradientes— pero después de notar que algunos de sus Kilobots tuvieron dificultad para operar alrededor de colisiones y otros robots rotos, ellos añadieron características de monitoreo cooperadoras.

Esto permitió que los robots de enjambre usaran interacciones con sus vecinos para detectar y recobrarse de fallas que los robots fueron incapaces de observar directamente.

Aunque estos enjambres de mil robots cometen errores ocasionales, los investigadores dicen que su proceso de autoensamble nunca se detiene. Rubenstein sugiere que inclusive algoritmos más avanzados podrían eventualmente resultar en enjambres robóticos capaces de recuperarse de daño a gran escala y uniéndose unos a otros de la manera que las hormigas  soldado forman puentes con sus cuerpos.

Simpleza en la complejidad

"La belleza de los sistemas biológicos está en que son elegantemente simples y, sin embargo, en gran número, logran lo que parecía imposible", explica por su parte el profesor Radhika Nagpal de la escuela de ingeniería de la Universidad de Harvard.

Los Kilobots demuestran cómo las máquinas simples que realizan comportamientos simples pueden crear complejidad en masa.

El proyecto es un paso importante hacia enjambres masivos de pequeños robots capaces de operar un poco como las células biológicas simples que al unirse forman organismos complejos.

Esta tecnología fue anunciada como un hito importante en el desarrollo de la inteligencia artificial colectiva y podría conducir al desarrollo de máquinas complejas que se construyen a sí mismas con enjambres.

Fuente: Los Tiempos
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...