14 julio 2014

El Túpac Katari: más avances comerciales que logros tecnológicos.

Si bien existe un rédito económico que garantiza la recuperación de la inversión aún no es visible el impacto del satélite en la vida de todos los bolivianos, una tarea pendiente.
 
Lunes,  14 de Julio, 2014
El-Tupac-Katari:-mas-avances-comerciales-que-logros-tecnologicos
Ref. Fotografia: Una imagen a escala del satélite Túpac Katari. 
 
El satélite Túpac Katari (TKSAT-1), en sus primeros tres meses de funcionamiento pleno, reporta importantes avances comerciales que según la estatal Agencia Boliviana Espacial (ABE) garantizan el retorno de la millonaria inversión que se ha efectuado. Sin embargo, los beneficios de esta herramienta tecnológica aún no se sienten enteramente en la vida de los bolivianos.

El TKSAT-1 es el primer satélite de comunicaciones propiedad del Estado de Bolivia y fabricado con tecnología china. El satélite, que tuvo un costo total de 302 millones de dólares, fue lanzado a órbita desde el centro de lanzamiento de Xichang en China el 20 de diciembre de 2013. El envío señales de televisión, radio, telefonía móvil e internet son las potencialidades del Túpac Katari.

El director de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), Iván Zambrana, califica como "positivo" los primeros frutos que ha dado el satélite Túpac Katari. En tanto, ciberactivistas y expertos creen que hay asignaturas pendientes para garantizar sus beneficios. En ambos casos, coinciden en señalar que las áreas rurales alejadas serán las principales beneficiarias de este instrumento.

Zambrana explica que desde el punto de vista comercial han sido tres meses "exitosos", porque se han generado contratos que "garantizan" el retorno de la inversión que se ha hecho. Zambrana destaca el contrato con la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) que ocupa el 60 por ciento de la capacidad del satélite. Además, informó que existen 10 contratos más con empresas telefónicas, empresa petrolera, mineras e instancias públicas.

"El satélite ya le está cambiando la vida a muchas personas, a muchos bolivianos que vivían aislados del mundo actual, marginados de las nueva tecnologías. Se está cumpliendo el objetivo del satélite que era el de prestar servicios de telecomunicaciones a un tercio de la población que vive en áreas rurales", afirmó el director de ABE.

El investigador en comunicación, Pablo Andrés Rivero coincide en afirmar que las áreas rurales serán beneficiadas, pero asegura que el aporte del satélite no ha respondido a la demanda de transmisión masiva de datos que se podría lograr con la mejora de las redes de fibra óptica, que implicaría una mejora de calidad de servicio y una rebaja de precios.

"Tiene características muy específica, es en esencia y sustancia una repetidora, que efectivamente tiene un impacto central en la vida rural, en el acceso a telefonía. Ese es un aporte fundamental al país", opinó Rivero.

Mario Durán, miembro del Colectivo Más y Mejor Internet, considera que el satélite no es beneficio por sí sólo, sino que demanda que se desarrollen plataformas educativas, informativas, entre otras para que sea útil a la sociedad. Considera que se debe buscar que sea la misma gente que "se empoderé" con esta herramienta tecnológica.

"Puede ser cuestionable el nivel de inversión, pero preguntémonos como sociedad cómo aprovechamos cada minuto cada segundo de ese satélite y cómo lo enfocaremos para el desarrollo de nuestra sociedad", dijo Durán.

A criterio de la ciberactivista, Eliana Quiroz, "es aún pronto" para exigirle resultados al satélite, pero recordó que el Gobierno ha mencionado objetivos específicos de telemedicina, educación a distancia, teleseguridad, entre otros. Pero, no ha presentado planes de cómo lograrán estos objetivos.

El director del Centro Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia del Estado, Amaru Villanueva, explica que el aporte del satélite está en la oportunidad de acercar a las personas asiladas de los beneficios de la era digital, además brinda soberanía en las comunicaciones, por lo que considera que "simbólicamente" se ha dado un paso importante.

"Lo que vemos ahora es poco de demagogia, se decía que los precios bajan por el satélite o que mejoran las velocidades. Lo que hace el satélite es incrementar el acceso en áreas rurales donde no pueden llegar los cables, la fibra óptica. En estas áreas se pueden instalar telecentros para que las personas ahí puedan gozar de esta nueva tecnología", afirmó.

El impacto del satélite no llega por sí sólo, puesto que depende de la presencia de los telecentros que puedan recibir la señal desde el espacio y reproducirla en un área específica. Según los datos de ENTEL, se ha logrado instalar 1.000 telecentros en todo el país y se tiene proyectados la instalación de 1.500 telecentros más en las áreas rurales del país hasta el 2015.

ANF . 

Fuente: El Día.
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...