01 junio 2014

Lo que aprendimos del “Carajo, no me puedo morir”

Lo que aprendimos del

Wilfredo Jordán, periodista digital

Más que un traspié, la explosión de contenidos virales que se ha generado en internet en torno a la frase "Carajo, no me puedo morir"  que pronunció Samuel Doria Medina en un video y que se ha convertido en tendencia en las redes sociales, es una oportunidad para el candidato y su equipo de campaña.

Desde el 5 de mayo, circula en internet un video biográfico del líder de Unidad Nacional (UN). En éste, al recordar el accidente de aviación del que salió vivo en 2005, cuando se dirigía a Sucre, Doria Medina recuerda: "cuando el avión caía dije: ¡Carajo, no me puedo morir!".

Es sabido que Doria Medina no es el político más carismático y la frase peca de vacía y enlatada, por eso es que al notarlo, los internautas la agarran, se apropian de ella y cual artesanos digitales en la era pos-Gutemberg, le fabrican un sinnúmero de contenidos virales como videos remezclados en YouTube, memes (fotomontajes ácidos, divertidos y contagiosos) en Facebook,  convierten el #CarajoNoMePuedoMorir en una tendencia en Twitter, le arman un sitio web y hasta una aplicación para smartphone... Todas expresiones de la cultura 2.0 en internet; por tanto, lúdicas, creativas, satíricas, virales y sin centro de mando.

El resultado es que Samuel y su frase se han convertido en el tema de conversación en las redes sociales y los medios masivos. Sin querer, un spot creado para medios tradicionales ha resultado ser un activador para apreciar una de las dinámicas más ricas de la sociedad red: la participación.

Pero, la frase de Doria Medina peca de vacía, no afecta a los valores, no refleja contradicciones, ni cae en una metida de pata del candidato, por eso es que es favorable y le ha creado al Frente Amplio y su equipo, el mejor clima para trabajar una imagen favorable y de propuesta política. Recordará la sociedad boliviana la frase célebre de Manfred Reyes Villa: "la homosexualidad es una enfermedad". Ésos son los memes que pueden surtir efectos negativos. 
En la misma línea, el peor error de parte de su equipo habría sido confrontar lo que está pasando en la redes. En 2011, una senadora cruceña, luego de sostener un cruce de palabras con un usuario en Twitter y ser criticada, se estrelló, uno a uno, con cada tuitero que tuvo en frente. 

El caso, además de crear memes, videoparodias y tuits, culminó en una carta pública de disculpas, además elaborada colectivamente, que la senadora no firmó. En el caso de Samuel, su equipo ya ha declarado que sólo espectarán lo que sucede y buscarán comprender las claves de los jóvenes en las redes sociales. Otra actitud favorable. 

En este contexto, bien los simpatizantes de Doria Medina podrían agarrar la frase, incorporarse en las dinámicas de internet y jugar con ella; entretanto, su equipo podría trabajar en la imagen y propuesta del candidato, es el momento propicio. 

Con todo, hemos visto nacer un meme político que perdurará en el tiempo y formará parte de la cultura 2.0 boliviana; y estamos palpando una de las manifestaciones culturales más ricas de la sociedad en internet. A los políticos les sirve mucho para comprender las dinámicas y lenguajes de la sociedad red, y así plantear sus estrategias políticas.

Fuente: Página Siete
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...