22 diciembre 2013

DEBATE ¿Debe vigilarnos el Estado en internet? .


¿Debe vigilarnos el Estado en internet?

El Estado sólo puede hacer lo que le está permitido; nosotros podemos hacer cualquier cosa que no esté prohibida, dice Botero.


Rafael Archondo
periodista 
 Internet es una herramienta de libertad de expresión que debemos proteger, más allá de que sea visto sólo como un canal de distribución de contenidos.
Carolina Botero representa en Colombia, su país, a Creative Commons, una plataforma que busca el licenciamiento libre del conocimiento en la web. ¿Qué significa eso?  Que los saberes, que circulan de computadora a computadora, sean patrimonio de todos y todas.  Botero es jurista y por ello tiene un abordaje innovador sobre estos temas.  Su mirada se orienta hacia un internet libre e irrestricto.

  Estuvo en ERBOL, cuando asistía en La Paz a la Conferencia internacional sobre bienes comunes y nuevos paradigmas civilizatorios.
   ¿Cómo debemos entender el conocimiento que circula en internet?, ¿quién es el dueño? 



Internet es un desarrollo que la humanidad ha producido, utilizando una estructura abierta, participativa, bajo una arquitectura descentralizada. Es un instrumento clave para el ejercicio de los derechos ciudadanos y la participación ciudadana. Como ningún instrumento de comunicación, internet nos da la posibilidad de tener doble vía. La radio o la televisión son instrumentos maravillosos, pero son de una sola vía. Además, para montar una radio o un canal se necesitan recursos nada despreciables, mientras que para internet, la infraestructura es cada vez  menor. Internet es una herramienta de libertad de expresión que debemos proteger, más allá de que sea visto sólo como un canal de distribución de contenidos. 



 En los últimos años han surgido levantamientos ciudadanos potenciados por las redes sociales. ¿Qué opina de esta articulación entre la política y la web?
Yo soy una ciber-utópica y me gusta mucho lo que está pasando, pero siendo realistas, como internet es una herramienta, entonces depende de quien la use.  Las redes potencian los levantamientos, pero cualquier tipo de movilización social, sin una base, no va a durar. Además, ante estas revueltas ciudadanas, los gobiernos han aprendido a enfrentarlas.  Eso pasó en el paro agrario en Colombia; así como se hacían las convocatorias desde internet, después también llegaba el número preciso de policías para controlar a los manifestantes, porque estaban haciendo seguimiento y  sabían todo... 



 Ha tocado un tema central. ¿Cuánto control estatal hay en la web?, ¿cuánta vigilancia podría ser aceptable?

La vigilancia estatal puede ser necesaria en ciertos casos, pero aún así tiene que obedecer ciertos principios. El Estado sólo puede hacer lo que le está permitido, en cambio nosotros podemos hacer cualquier cosa siempre y cuando no esté prohibida. Esa es una diferencia sustancial. 



Ello quiere decir que tiene que haber una vigilancia necesaria y proporcional a la amenaza que se quiere enfrentar.  Sin embargo, eso no se está aplicando en la red, porque ahora el Estado puede saber qué hace cada persona e individualizarla. Esto es un riesgo muy alto para la seguridad de las personas. 



Los principios a los que debe regirse todo Estado son claros: sólo puede vigilar la autoridad que está designada para ello, no lo puede hacer cualquiera. Por otra parte, debe haber una autorización previa en la que se demuestre por qué se ha tomado esa decisión. Una vigilancia indiscriminada y masiva no debería estar permitida. Además, tiene que haber un control posterior. El Estado tiene que informar sobre lo que ha hecho: por ejemplo, cuánto dinero está gastando, quién está a cargo, para qué está usando la información recolectada, de modo que la propia sociedad civil pueda dimensionar lo que está pasando. Eso es esencial. 


 Pero, ¿cómo se sabe qué es proporcional y qué no?  


Siempre se dice que hay que anticiparse y vigilar al delincuente o al terrorista, antes de que éste decida atacar. 
La excusa siempre es ésa, pero hay que tener cuidado. Te estás refiriendo a la llamada "retención de datos”, que consiste en que la información de todos los usuarios de la red es almacenada y las autoridades acceden a ella cuando surge alguna sospecha concreta. Esta retención puede hacerse, pero tiene que ser temporal.   Cuando se habla de vigilancia estatal, a veces pensamos que alguien está leyendo nuestros correos o escuchando nuestras conversaciones. Eso no es necesario. Lo que se hace cuando se retienen datos es llevar un registro, no de lo que escribes, sino a quién, cuándo y con qué frecuencia le escribes. Es lo que se llama "metadato”.  Si yo veo que envías algo desde tu correo, y puedo ver el destinatario, si lleva videos o fotos, a qué hora salió, no he mirado el contenido, pero ya sé mucho de ti. Imagina que pueda mirarte durante ocho días, un año o dos. Es arriesgado. 



 ¿Cómo pueden encararse los casos de acoso y difamación mediante internet? 



Hoy nuestros espacios públicos son más amplios, pero no por ello hemos renunciado

 a la privacidad. Debemos enseñarles esto a nuestros jóvenes. Cuando un chico habla mal de su mamá, normalmente se encierra con su amigo para que ella no lo oiga. 

Pero entonces, ¿por qué tiene que poner todo en internet cuando podemos decidir qué comparto con quién?  


La gente puede ser muy cruel y cuando ello se traslada a internet, es más difícil, porque antes era cara a cara;  internet permite el anonimato. Sin embargo, como defensores de la libertad de expresión, tenemos que defender el derecho al anonimato. Estamos ante un  dilema. 



¿Qué medidas deben tomarse para evitar  actos de violencia?



Acá entran en juego los llamados intermediarios de internet, es decir, los proveedores del servicio. Ellos tienen acá la responsabilidad de censurar los contenidos que podrían estar causando daño a la dignidad de las personas. Uno puede pedirles que detengan la difusión de ciertos contenidos, pero para que se tome semejante decisión, tiene que haber el debido proceso. Entonces no es sencillo, puede ser un arma de doble filo.  Hace un año, unos periodistas colombianos hicieron un documental crítico del presidente Correa, de Ecuador. En él se incluían fragmentos de noticieros del Estado. Las autoridades ecuatorianas presentaron una demanda ante Youtube, señalando que estos periodistas usaron material de autoría sin haber obtenido los derechos.  Entonces Youtube tuvo que bloquearlo.  En este caso se ha atentado contra la libertad de expresión. 



¿Todo lo que está en internet es de dominio público?, ¿cómo se sabe qué puede ser usado y qué no?



En principio quien escribe o canta quiere compartir su obra con el público. Entonces todo debería ser que de todos, pero el criterio legal es que no es así. En Colombia hay pena de prisión por violaciones a la propiedad intelectual. Nosotros luchamos para poner la mayor cantidad de marcas que te permitan compartir lo que está publicado. Wikipedia es el mejor ejemplo de conocimiento convertido en bien común, todos lo producen y todos lo aprovechan. 
Si yo tomo una foto y la cuelgo en la web, puedes verla, pero no puedes hacer nada más sin antes pedirme permiso. Si quieres usar esa foto en tu libro de poemas, no puedes, a menos que yo te lo autorice. Por eso nosotros queremos que la mayor cantidad de materiales sean de libre acceso y circulación.  De ese modo se benefician los periodistas, los educadores, los científicos y todos los seres humanos.


Fuente: Pagina Siete
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...