17 noviembre 2013

Boom de consumo vía Internet en China.



El lunes 11, mientras se encontraba reunido en Beijing el Plenario del 18° Comité Central del Partido Comunista chino (PCch), que intenta volcar a la República Popular al consumo individual en lugar de la inversión como principal factor de expansión de la economía, se convocó en todo el país a un “día de oferta nacional vía Internet”, con promociones y precios especiales para todo tipo de bienes sin excepción.
El resultado del “doble 11” fue el siguiente: Alibaba -la mayor empresa de e-commerce de China, con 80% del mercado- informó hacia el mediodía que había vendido US$ 3.100 millones y que había duplicado esa cifra alrededor de medianoche (US$ 5.700 millones). Al concluir el “doble 11”, Alibaba y sus competidores habían vendido US$ 7.500 millones.
Significa que el lunes 11 de noviembre se vendieron más bienes en China por Internet que en todo el 2012; y el doble, exactamente, de lo colocado en EE.UU. el Día de San Valentín. Las ventas on-line en la República Popular ascendieron el año pasado a US$ 190.000 millones/US$ 210.000 millones, y fueron las segundas del mundo después de EE.UU. (US$ 220.000 millones/US$ 230.000 millones). La situación se ha revertido este año, debido a que el e-commerce crece en China 120% anual, mientras que en EE.UU. la tasa de expansión es 17%.
El cálculo es que en 2020 (McKinsey) el e-commerce chino treparía a US$ 420.000 millones/US$ 650.000 millones y duplicaría al norteamericano.
Esto ocurre cuando los hogares chinos con acceso a banda ancha son sólo 31% del total y 21% los que están habilitados para hacerlo a través de la telefonía celular. Al concluir la década, estos porcentajes de conectividad se duplican, para acelerarse a partir de entonces.
Lo que sucede con las ventas on-line se extiende a otros rubros de consumo.
En 2013, se venderían en China 21 millones de automotores, y como adelanto, se colocaron en el mercado en octubre 1,93 millones de vehículos (una tasa de crecimiento de 20% por año).
Este boom de consumo sucede cuando la economía china se desacelera, pero aumenta al mismo tiempo el ingreso real per cápita (+8% anual) por encima del producto. También se modifica la composición del producto. El sector servicios, que era 30% del PBI hace 10 años, ha trepado ahora a 45% (magnitud similar a la de la industria manufacturera) y sería 60%/65% en 2030.
Un porcentaje todavía inferior al de EE.UU., en que representa 85% del PBI.
El desarrollo del sector servicios, y en general el incremento del consumo, responde a dos tendencias de fondo, de tipo estructural. En primer lugar, el auge de la urbanización (51% de la población vive en ciudades, y era 30% en 1990, mientras que alcanzaría a 65% en 2030). Luego -y con un carácter decisivo- es la aparición en gran escala de una nueva clase media (hoy son 500 millones de personas y serían 1.000 millones en 2020). Uno de sus sectores más dinámicos lo constituyen los 84 millones de turistas chinos que salieron al exterior en 2012 (la mitad al Asia y la otra mitad a Europa y EE.UU.).
Xi Jinping tomó dos medidas fundamentales en el 3° Plenario del Comité Central: creó un Consejo Nacional de Seguridad para asistirlo en todas las cuestiones estratégicas esenciales y constituyó “un grupo pequeño de liderazgo”, constituido por él, el premier Li Keqiang y un tercer directivo, con la responsabilidad excluyente de ejecutar el proceso de reformas resuelto el fin de semana. Xi Jinping se ha convertido en el líder chino con mayor capacidad de decisión desde Deng Xiao Ping en 1978.
Conviene agregar que el nuevo núcleo de decisión alrededor del secretario general del Partido cuenta con el respaldo de la poderosa clase media, viajera, universitaria y apasionadamente volcada al consumo. Lo propio de la historia china de los últimos 30 años es que el futuro en ella se adelanta.
Fuente: Clarín
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...