11 julio 2013

Asignatura pendiente de la banda ancha .



por Ernesto Piedras

El segmento de mayor dinamismo en las telecomunicaciones mexicanas es la banda ancha (BA), que tanto fija como móvil mantiene elevadas tasas de crecimiento. Por su parte, la banda ancha fija presenta signos de desaceleración, mientras la banda ancha móvil (BAM) mantiene crecimientos a dos dígitos. La BA fija crece actualmente a un ritmo de 7.6% anual, alcanzando 15.3 millones de conexiones a la primera quincena del 2013, que representan una penetración de 12.9 por cada 100 habitantes. Con respecto a la diversificación de servicios móviles, ésta ha permitido un destacado crecimiento de 39% en la BAM, sumando 12.1 millones de usuarios en la primera quincena del 2013, situación que destaca la creciente adopción del servicio entre la población mexicana, alcanzando una penetración de 10.2% entre la población.
Pero ¿cuánto suman 15.3 más 12.1? Es precisamente aquí donde surge un interesante ejercicio de aritmética de las telecom, ya que la suma de accesos totales de banda ancha en el país, fijos más móviles, no necesariamente cuenta con la propiedad aritmética lineal acceso-usuario. Es decir, que 12.1 + 15.3 no suman 27.4 millones de accesos disponibles para toda la población. Como en muchas otras esferas de la vida nacional, el tema de la inequidad de la distribución afecta en el campo de la conectividad de banda ancha.
En primer lugar, es posible suponer, tanto por el acceso a la tecnología, el NSE o la disponibilidad de ingresos, que los 12.1 millones de usuarios de BAM cuentan también con una conexión fija en sus hogares, escuelas o trabajos. Así, podríamos considerar que 12.1 de los 15.3 millones de accesos fijos se reparten entre los mismos usuarios que cuentan con BA móvil, dejando solamente 3.2 millones de conexiones para el resto de la población.
Ahora bien, si descontamos de los 47.2 millones de internautas que hay en México a los 12.1 millones de afortunados usuarios que cuentan con plena conectividad, es decir, una banda ancha móvil más al menos una fija, nos quedan todavía 35.1 millones de usuarios que deben repartirse los 3.2 millones de conexiones restantes. Este resultado da una relación de casi 11 usuarios por conexión, y sólo considerando a los internautas, no así a los marginados digitales que ni siquiera acceden al servicio.
Este simple ejercicio de aritmética pone de manifiesto la realidad de la banda ancha en México. Para empezar, más de 60% de los mexicanos ni siquiera se considera internauta. De ahí, los más de 35 millones que sí desean mantenerse conectados pero no tienen los medios para hacerlo de manera personal deben compartir una conexión con otros 10 usuarios en promedio. Lamentable, ¿no?
Es verdad que el mercado por sí mismo hace mucho, pero no lo puede todo. Es justamente en este punto donde llegamos a lo que se conoce como el mercado social, que comprende a todos aquellos marginados digitales que todavía no cuentan con acceso a estos servicios y no podrán hacerlo sin el apoyo de una política pública directa.
Esta situación pone de manifiesto la urgencia de una política regulatoria para el impulso de la BA, ya sea a través de un aumento en el gasto social, la creación de alianzas público-privadas o cualquier otra medida que garantice el acceso generalizado de la población. Sólo así se podrá asegurar que los desconectados tengan la oportunidad de dar el salto tecnológico de conectividad que demanda el desarrollo nacional.

Fuente: El Economista.
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...