26 mayo 2013

Se necesita una intervención pública inteligente para internet.


    Luis Salazar / Página Siete
    Luis Salazar / Página Siete
    Antonio García Zeballos e Isabel Mercado, editora de Opinión.

      Antonio García Zeballos, especialista líder en tecnología del BID

      TEMA El acceso a internet es clave para la inclusión. Bolivia tiene brechas de acceso y baja calidad del servicio.

      Página Siete/ La Paz - 25/05/2013


    Bolivia enfrenta un rezago en el uso de las tecnologías de la información y comunicación. Internet, cuyo uso se ha extendido en el ámbito urbano, no es accesible en zonas rurales o periurbanas. Por otro lado, el aprovechamiento de las redes es fundamentalmente recreativo y no ha llegado aún a su uso para la educación, la ciencia, la administración y la gestión pública.

    A pesar de que se habla de que un 50% de los bolivianos usa internet en cafés o a través de sus celulares, la calidad del servicio y el costo ponen al país una vez más en la retaguardia: Bolivia es una de las naciones con menor calidad de banda ancha y mayores costos.

    Página Siete conversó esta semana con el especialista de tecnología del BID, Antonio García, quien promueve programas para la democratización del acceso a la tecnología de la información en América Latina.

    Página Siete.- Más y mejor internet, ¿por qué es importante esta consigna?

    Una de las principales formas de inclusión social es el acceso a internet. Por internet te enteras de lo que está pasando en el mundo, puedes comunicarte con tus familiares, puedes comprar cosas... Actualmente, todo tiene un componente tecnológico: no podemos hablar de educación sin incluir e-learning o teleducación; de la misma manera, de salud sin telemedicina. Tanto los gobiernos como los bancos de desarrollo tienen la obligación de garantizar la sostenibilidad del acceso a la tecnología.

    Página Siete.- La región ofrece un panorama desolador en ciencia y tecnología, no sólo porque tenemos una brecha con los países desarrollados, sino porque la incorporación de la ciencia y tecnología en la educación es realmente muy pobre. ¿Cuál es su lectura de esa situación?

    El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está apostando de una manera muy decidida a la digitalización: el uso de banda ancha en el sistema educativo, para sanidad, gobierno electrónico, bancarización de personas y todo lo que ayude a mejorar la acometividad y la productividad. En marzo de este año, en la Asamblea de Gobernadores del BID, se aprobó la iniciativa de banda ancha para los próximos años, que supone una dotación de recursos para apoyar a los países en tres tareas de acción fundamentales: desarrollo de políticas públicas o planes de banda ancha; modelos de gobierno para utilizar la infraestructura tecnológica en mejoras en la calidad de vida de los ciudadanos; y mejoras en la inclusión social.

    Página Siete.- ¿Es un tema de inversiones o un tema de aprovechamiento en el uso?

    Debe haber una decisión gubernamental, desde las más altas instancias, y con una coordinación entre los distintos ministerios involucrados. Cuando estamos hablando de digitalización estamos hablando de educación, salud y es fundamental que haya una participación de todos los sectores. El caso de Bolivia es ejemplar: el Gobierno está apostando de una manera decidida por las telecomunicaciones para garantizar una universalización de los servicios y reducir la brecha digital.

    Página Siete.- Pero no se trata únicamente de mejorar la infraestructura, en Bolivia hay un problema de calidad y precio...

    Una de las fases de nuestro programa es propiciar un plan de despliegue de banda ancha para que la tecnología esté a disposición de los ciudadanos a precios accesibles y con un estándar de calidad garantizada. Otra tarea tiene que ver con la capacidad institucional, es decir que las instituciones involucradas en el diseño, implementación y supervisión de esas políticas públicas y marcos reguladores sepan cómo hacerlo.

    Página Siete.- El Estado boliviano ha anunciado la implementación de un satélite que mejorará la cobertura y el acceso a internet. ¿Cuánto puede contribuir una obra de esta naturaleza para que el país se acerque a la tecnología?

    El incremento de la conectividad para los ciudadanos tiene un enorme impacto respecto de determinadas variables macroeconómicas, como el crecimiento del Producto Interno Bruto y la productividad de un país. Un crecimiento de banda ancha del 10% asocia un crecimiento del PIB del 3,2% y un crecimiento de la productividad del 2,6%; es decir, aproximadamente 75.000 puestos de trabajo directos.

    La experiencia demuestra que esto no puede ser encarado desde el ámbito privado, es un asunto público. Y es que generalmente los privados van hasta donde les resulta económica y financieramente rentable, cosa que es lícito, pero el Gobierno tiene que tomar un rol activo para democratizar el acceso de todos a las TIC. Ahora, no se trata de una participación estatal que excluya al sector privado, se trata de complementar esfuerzos para que, efectivamente, el acceso a la tecnología llegue a toda la población.

    Página Siete.- ¿Cómo se puede avanzar para democratizar la tecnología en un país en el que ni en las ciudades existe una buena banda ancha?

    Es fundamental diseñar un plan de trabajo que entrañe tres áreas de acción: una, el acceso (y cuando hablamos de acceso, hablamos de tecnología satelital o cualquier tipo de mezcla tecnológica que permita prestar servicios en condiciones técnica y socialmente eficientes). Una segunda área donde también se deben hacer esfuerzos es en los precios: Bolivia tiene los precios de conectividad más caros de la región. Si no hay un esfuerzo de reducir costos, no podremos avanzar. La tercera área de acción tiene que ver con que los ciudadanos sepan cómo utilizar estos servicios.

    Respecto de otros países de la región, Bolivia tiene uno de los índices más bajos de penetración de banda ancha, está en torno al 2,5% o 3%.

    Página Siete.- ¿Cuál es la media de América Latina? 

    La media de la región está entre el 14% o 15% aproximadamente.

    Página Siete.- ¿Y en Asia?

    Por ejemplo, en Corea de Sur la banda ancha móvil está aproximadamente en el 70% de la población. Europa tiene niveles del 40% al 50%.

    La situación de Bolivia, como de algunos países de Centroamérica o el Caribe, exige necesariamente una intervención pública. En muchos países, como Bolivia, subsisten desde problemas geográficos (al ser un país montañoso) hasta el uso que se hace de la tecnología en acciones estratégicas de educación y salud. El número de hogares con computadoras es aproximadamente del 10% en Bolivia, el número de escuelas apenas llega al 5%... Esto exige un esfuerzo en el despliegue de la inversión, como se está planteando el Gobierno con la infraestructura satelital o cualquier otro tipo de infraestructura alternativa. Estos esfuerzos van a tener unos resultados inmediatos en cuanto a parámetros de inclusión social y crecimiento económico.

    Página Siete.- ¿Qué emprendimientos está llevando adelante el BID en Bolivia en materia de tecnología?

    Actualmente hemos aprobado una cooperación técnica financiada con fondos coreanos, de aproximadamente 750 mil dólares, que tiene como objetivo hacer un levantamiento de las necesidades del país en términos de infraestructura en tecnología, pero también apoyar al país en lo que sería un plan de política pública de banda ancha.

    En toda la región estamos desarrollando programas con un enfoque holístico, que tiene en cuenta un aporte en infraestructura pública y en posibilidades de uso. En el Caribe estamos apoyando el apagón analógico y temas regulatorios.

    Página Siete.- Siempre que se habla de innovación tecnológica se menciona a Corea, y todos sabemos que hace 50 años Corea tenía menos desarrollo que Bolivia'

    Creo que es un tema de educación. Estuve en Corea de Sur y lo que más me llamó la atención fue que la población estaba muy bien educada en el uso las tecnologías de la información y los servicios de banda ancha. América Latina tiene una enorme oportunidad, tiene el reto de impregnar este tipo de soluciones en la sociedad, pero seguimos haciendo las cosas en la forma arcaica. No hemos asumido que la tecnología, el uso de internet es un catalizador que rompe con todo tipo de distancias, que abre un montón de oportunidades, que reduce distancias entre zonas urbanas y rurales, entre gente de mayor o menor poder adquisitivo... Es un tema de mentalidad, de liderazgo a nivel público en el nivel más alto; de la idea de que cada vez que haya cualquier tipo de intervención estatal hay que incorporar un componente tecnológico que incluya digitalización.

    “ En la Asamblea de Gobernadores del BID se aprobó la iniciativa de banda ancha para los próximos años”.

    “ Todo tiene un componente tecnológico: no podemos hablar de educación sin incluir el e-learning”.

    “El caso de Bolivia es ejemplar: el Gobierno está apostando por mejorar las telecomunicaciones ”.

    Se debe crear un fondo solidario para mejorar el acceso universal a la tecnología

    El especialista en tecnología del BID, Antonio García, sostiene que hay un término importante a tener en cuenta y es la diferencia entre rentabilidad económica y rentabilidad social. “Cuando hablamos de una empresa estatal entendemos que tiene que tener un rendimiento -de lo contrario supondría una carga para el Estado y los contribuyentes-, pero, además, tiene que tener un objetivo de rentabilidad social. Tiene que haber una convivencia entre el objetivo social a nivel de gobierno y la empresa estatal como un instrumento para conseguir esto”.

    El acceso a la tecnología es un servicio público, sostiene, y como tal es un bien de primera necesidad y un derecho humano. Es por ello, comenta, que en otros países se han creado fondos de servicio universal -con aportaciones del sector privado- para que, efectivamente, se consiga reducir la brecha en zonas periurbanas o rurales. “Se designa a una empresa, en este caso la empresa estatal, que está obligada a prestar el servicio en todo el país, y precisamente por tener esa obligación tiene que tener una serie de compensaciones procedentes de ese fondo de servicio universal al que contribuyen todos los operadores. Es decir, la empresa pública favorece la conectividad, pero todos aportan a este fin”, dijo.

    Según el especialista del BID, la idea está funcionando en muchos países y es una excelente herramienta para favorecer la sostenibilidad y fomentar el mejor aprovechamiento. Pero se le preguntó: ¿es bueno concentrar en una empresa estatal todos los servicios? “Obviamente estas decisiones son parte de una política de Estado. Es el Estado el que da el mandato a las empresas para expandir servicios a mejores precios y con mayor penetración al conjunto de la sociedad. Son decisiones políticas. Por ejemplo, en Panamá se ha nombrado una “autoridad de innovación gubernamental”, como un ministro, para estos temas.

    Desde esa cartera se han abierto plazas de acceso libre a internet en todo el país: un millón de usuarios en cinco plazas que se conectan de manera gratuita: se comunican, hacen transacciones, etc. Por ello es fundamental una apuesta pública, sólo así será sostenible. Es fundamental una intervención pública inteligente, que permita llegar a los usuarios que actualmente están descontentos y sea capaz de crear alianzas con el sector privado.

    HOJA DE VIDA


  • Inicios Nació en España y trabaja en la sede del BID, en Washington.


  • Estudios Doctor en economía de las telecomunicaciones y máster del Business School (EEUU).


  • Especialidad Es especialista líder en telecomunicaciones. Coordinador de la iniciativa de banda ancha para los 26 países miembros del BID.


  • Publicaciones Autor de varios estudios relacionados a las potencialidades económicas y sociales del acceso a las tecnologías. Una de sus últimas publicaciones titula: Universalización del acceso o de los servicios.


  • Bolivia tiene los costos más altos de acceso y una baja penetración fuera de las ciudades.

    Una empresa estatal debe entender la diferencia entre rentabilidad económica y rentabilidad social.

    El incremento de la conectividad tiene un enorme impacto respecto de las variables macroeconómicas.



Fuente: Pagina Siete.
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...