14 mayo 2013

La revolución de los megabytes.



 Mario R. Duran Chuquimia (*)

 La empresa TIGO elimino el plan de internet extremo que permitía adquirir 300 megabytes por 3 Bs, debido al crecimiento “inusual” del sesenta por ciento en la demanda de volumen de datos de internet ocasionando la saturación de sus redes, cumpliendo con disposiciones de la Autoridad de Regulación de Transportes de Telecomunicaciones (ATT) y para mantener la calidad del servicio solicitaron a dicha instancia desde hace tiempo el respectivo permiso para operar un mayor ancho de banda.

Desde el punto de vista del usuario, el plan de TIGO era el mejor del mercado, con 90 Bs se podía adquirir 9000 megabytes, en comparación, VIVA oferta 1000 megabytes a 120 Bs y ENTEL a 50 Bs. Ante el hecho, los usuarios de internet (a diferencia de años anteriores, donde “se conformaban” con las decisiones de las empresas telefónicas) realizaron una serie de protestas virtuales, desde memes hasta un video viral de Hitler de amplia circulación por la red internet, hasta la organización de protestas en el mundo real convocadas por la red social Facebook.

 También circulan en las redes sociales, tablas estadísticas que comparan planes de volumen de datos, costos unitarios de megabytes, sugerencias de combinaciones para buscar el plan de datos más óptimo y económico del servicio de internet, consultas a la ATT por la normativa aplicada para que TIGO deje de ofertar un servicio anunciado como oferta permanente.

 Al momento, es probable que los usuarios de TIGO migren a otras empresas, este hecho – desde mi percepción – significaría la repetición del ciclo: sobre-demanda de “X” servicio de internet de cualquier empresa telefónica, registro masivo de ODECOs por la degradación del servicio, exigencias individuales o colectivas del cumplimiento de estándares de calidad de servicio establecidas por ley, la crisis por saturación de las nodos de conexión de la empresa y la búsqueda de un nuevo servicio de calidad por parte de la ciudadanía.

 Desde el plano económico, las empresas telefónicas durante el 2012 generaron ganancias de cinco mil millones de Bs.; según la ATT, se prevé una inversión público – privada de mil novecientos millones de Bs para el 2013, aunque el detalle de los rubros de la inversión y el tiempo de ejecución no es información pública, por lo tanto, para no caer en los problemas de TIGO y mejorar la calidad del servicio de telecomunicaciones, las empresas telefónicas deberían acelerar la materialización de sus inversiones.

 El gobierno mediante la ATT debería asignar un mayor ancho de banda a las telefónicas, eliminar las trabas burocráticas en la asignación de dichas frecuencias, las tasas que se cobran por transferencia de datos de las empresas telefónicas deberían ser inversamente proporcionales, a mayor volumen de datos, menores tasas.

El Viceministerio de Telecomunicaciones debería fijar metas de expansión tanto en cobertura geográfica como los estándares de calidad del servicio de telecomunicaciones y fijar una política de precios de internet, telefonía móvil y otros relacionados para mayor beneficio de los usuarios en cumplimiento de la Constitución Política del Estado que establece el carácter de servicio básico de las telecomunicaciones.

 Toda revolución implica un cambio en la estructura de las ideas, percepciones y acciones de los individuos y colectivos, en el caso de los megabytes, ha obligado a los usuarios a buscar alternativas, generar protestas virtuales y reales, cuestionar las condiciones lamentables del acceso a internet en Bolivia y en un plano propositivo, empezar a construir colaborativamente una Agenda Digital para Bolivia.

 (*) Ciudadano boliviano, radicado en El Alto.

 Una versión resumida fue publicada en el periódico Cambio , 14 de mayo de 2013.
El Diario, 15 de Mayo de 2013.
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...