14 abril 2013

Bolivia: una estrategia de TIC en tiempos de convulsión política




Una demanda generalizada por mejores condiciones de vida, reprimida desde la revolución frustrada de 1952, y una guerrilla importada que culmina con la muerte del legendario “Che” Guevara, hacen que Bolivia viva sucesivamente una serie golpes de Estado y dictaduras totalitarias, que parecían haber encontrado su cause en 1982, cuando se retornó a la democracia. Sin embargo la cantidad de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI´s) ante los sucesivos errores de los gobernantes, inician en 2002 con la conocida “guerra del agua”, seguida de conflictos sociales y cambios sucesivos de gobernantes que de alguna manera, encuentran una salida democrática con las elecciones del 2005, cuando por primera vez en la historia de este país se elije a un ciudadano originario o de extracción indígena: Evo Morales.

En el 2002 nace la Agencia para el Desarrollo de la Sociedad de la Información en Bolivia (ADSIB), no por un convencimiento nacional, sino más bien por un “snobismo” internacional o una especie de moda que se empieza a popularizar en los países de la región a partir de un discurso en muchos casos importado que mencionaba con intensidad el hasta entonces desconocido “desarrollo de la Sociedad de la Información”.

La ADSIB, precisamente por los conflictos sociales, no encuentra un cause ni una respuesta dentro de las prioridades políticas de los gobernantes, quienes tenían otras urgencias, derivadas de la situación que vivía el país. Fue hasta 2004 cuando el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Superintendencia de Telecomunicaciones y el entonces Viceministerio de Telecomunicaciones se imponen la importante tarea de coordinar y elaborar la Estrategia Boliviana de Tecnologías de Información y Comunicación para el Desarrollo (ETIC). De esta forma se daba respuesta a las demandas de diversos sectores.


Condiciones iniciales

En la década de los noventas, siguiendo las tendencias regionales, Bolivia privatizo (capitalizó) las telecomunicaciones. El monopolio estatal dio paso a una libre competencia mediante una exclusividad regulada, un proceso similar al de México, Venezuela o Argentina.

La ley de telecomunicaciones –pese a ser considerada como buena por las autoridades políticas– demostró en los resultados que la penetración de las telecomunicaciones sólo llegó a las ciudades principales con un 32%, mientras que en el área rural no alcanzó ni el 0.2%. Esto marcó una brecha digital interna con casi cinco puntos de diferencia. El mensaje parecía ser que es más importante hacer legar las TIC a las ciudades que al área rural. Sin embargo, el boom mundial de las TIC y la joven generación boliviana demandaban acciones estratégicas y resultados concretos.


Objetivo central de la ETIC

Ante una realidad excluyente y con políticas públicas no muy efectivas para el área rural, era necesario desarrollar una estrategia que contemplara políticas, programas, iniciativas y propuestas de uso de las TIC, así como promover capacidades humanas mediante un proceso participativo e incluyente con énfasis en los grupos humanos con bajos ingresos de las zonas periurbanas y rurales, para mostrar que las TIC podrían ser la luz al final del túnel.

El diseño de la ETIC se apoyó en un enfoque de intervenciones transversales y verticales para alcanzar las metas de desarrollo, y coadyuvar así a los objetivos establecidos por la Estrategia Boliviana de Reducción de la Pobreza (EBRP), y al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (MDG’s). Asimismo, se tomaron en cuenta los mensajes de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI), respecto a las metas de un plan de acción regional.

La metodología de este trabajo debía ser cuidadosamente planteada por la Coordinación, que contaba con representantes del Poder Ejecutivo, del Poder Legislativo, de la sociedad civil y de la cooperación internacional. Las primeras acciones consistieron en organizar:

Convocatorias de prensa a nivel regional.
Concurso de proyectos.
Contactos con organizaciones de bases y actores clave (stake holders).
Identificar e involucrar a los “campeones” locales en cada taller y en la estrategia en sí.


El proceso de consulta realizado en las nueve capitales de departamento tuvo algunas características relevantes como, por ejemplo, el hecho de que se aprovecharon los recursos humanos, las experiencias, los aprendizajes y las redes e instituciones locales para la planificación, organización y ejecución de cada seminario-taller. En cada ciudad y región ya se tenía un inventario de algún personaje exitoso “campeón” en temas TIC, el problema estaba en identificarlo e involucrarlo, es por ello que el proceso de consulta se realizó a través de la identificación y designación de un Coordinador Regional (Departamental), quien trabajó en la organización del seminario-taller local, quien debía trabajar en contacto estrecho con el equipo nacional de coordinación.

Dentro del proceso de consulta de la ETIC existieron dos tipos de mesas presenciales y consultivas: las de consulta sectorial y las de consulta nacional. Adicionalmente, se efectuarán consultas a distancia a través de una línea telefónica directa, fax, correo tradicional, correo electrónico y la pagina web http://www.etic.bo.

El desarrollo de las mesas de consulta contó con la presencia de los actores más representativos de cada región que debían estar involucrados en la redacción de la estrategia. Sin embargo, había que ser cuidadosos para no servir de excusa o trampolín para el logro de objetivos personales o de intereses partidistas. Era necesario contar con una herramienta estratégica que delineara el futuro nacional.

La participación articulada entre todos los actores mencionados y el equipo nacional de coordinación y organización de la ETIC permitió que se realizaran de manera exitosa las actividades programadas y se obtuvieran los resultados esperados. Se contó con casi tres mil 600 participantes y más de 700 organizaciones entre los que se cuentan a miembros de la cooperación internacional, ONG´s, organizaciones sociales y académicas, entre otras (se debe considerar que Bolivia tiene ocho millones de habitantes).

Los procesos de consulta delinearon una serie de objetivos estructurados por macrotemas y sectores, que posteriormente fueron asentados en el documento final de la ETIC, a saber:


Objetivos específicos por macrotema

Capacidad humana. Lograr niveles adecuados de formación que habiliten a las personas en el uso e intercambio de información y conocimiento a través de las TIC.

Contenidos y aplicaciones. Desarrollar procesos participativos de generación e intercambio de información y conocimiento, posibilitando la empoderamiento de los sectores sociales.

Conectividad e infraestructura. Establecer las condiciones técnicas y materiales necesarias para el acceso, generación, emisión, recepción de la información y conocimiento.

Sostenibilidad y financiamiento. Desarrollar y fortalecer los mecanismos de captación, administración y asignación de recursos públicos y privados y de otro carácter con criterios de sostenibilidad.

Normativa y regulación. Actualizar y adecuar la normativa y regulación de las TIC, acorde con las condiciones dinámicas del desarrollo social y tecnológico, de tal forma que impulsen la infraestructura y capacidades para el uso e intercambio de información y conocimiento.


Objetivos específicos por sector

Educación. Sistematizar, compartir y difundir conocimiento científico, tecnológico y cultural en pos de alcanzar una sociedad del conocimiento.

Desarrollo rural. Fortalecer e introducir el uso de las TIC tradicionales y nuevas como mecanismos que posibiliten el crecimiento de la productividad agropecuaria, forestal, minera y turismo.

Gobierno (nacional, regional y local). Impulsar el desarrollo pleno de los sistemas de información que permitan transparentar la información pública, realizar trámites, compras, licitaciones, firma digital y gobierno electrónico.

Empresarial. Impulsar a través del uso de las TIC la competitividad en el sector empresarial orientando su participación en una economía global, ampliando las oportunidades para el desarrollo de la industria TIC.

Salud. Fortalecer a través de las TIC al Sistema Nacional de Salud para la actualización y difusión de sus servicios de prevención-educación y atención medica.


Como conclusión debemos considerar que es importante desarrollar programas que ayuden a los países en vías de desarrollo a mejorar el acceso, uso y adopción de las aplicaciones basadas en las TIC, de manera que puedan promover el crecimiento económico y su desarrollo.

Al mismo tiempo se deben considerar a las TIC como herramientas estratégicas para el desarrollo del país, al constituirse en plataforma para crear, transformar y difundir información y encontrar formas de generar el conocimiento y acceder a un nuevo tipo de Sociedad. Los objetivos nacionales deben orientarse a alcanzar satisfacer requerimientos de infraestructura de las TIC, considerando a que a mayor grado de acceso a la información (difusión de las TIC), mayor el impacto y la contribución, sin dejar a un lado a la apropiación social y el concepto central de todo desarrollo “el ser humano”.




____________
Sergio Toro Tejada es Director Ejecutivo ADSIB 2003-2007;
Gonzalo Aramayo Careaga fue Coordinador Nacional de la ETIC en el periodo 2004-2006

Fuente: Política Digital.
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...