07 junio 2011

Libertad de expresión en internet, una cuestión de principios

En Bolivia se está discutiendo la nueva "Ley de Telecomunicaciones y TICs". Sin embargo, más allá de los argumentos técnicos, y de detalle, creo que es importante situar la cuestión desde los principios que deben guiar dicha norma.


Considero que son dos los principios fundamentales a considerar: La libertad de expresión y la universalización del acceso a las tecnologías de información y comunicación.


La libertad de expresión no es patrimonio de un grupo, país o partido político. Como ciudadanos debemos estar conscientes que esta libertad no puede, ni debe, ser instrumentalizada. Es decir, no debe servir para realizar ataques al gobierno ni tampoco debe servir para defenderlo. La libertad de expresión, si se quiere, debe estar fuera de cualquier discusión.


Internet es el espacio que muestra a plenitud esta libertad. Mientras que por otros medios existen "filtros" en la red esto es virtualmente imposible. Un canal de televisión define a quienes entrevistar, un periódico elige que opiniones publicar y así sucesivamente cualquiera que tenga cierto poder tendrá la capacidad de mostrar algunas opiniones y ocultar otras. En cambio en la red se puede abrir un blog y publicar lo que uno quiera


Resalto y repito: Lo que uno quiera. Es cierto que existen algunos contenidos que por su naturaleza no deberían estar al alcance de todos. Por ejemplo, la pornografía. Tampoco se deberían promover ideas racistas. Pero, acá lo importante es distinguir que hacer frente a las contradicciones. Es mucho más preferible una libertad irrestricta que allá en cuando tropiece con su abuso, que una libertad controlada que garantice cortar de raíz los contenidos negativos.


La razón es muy sencilla. La tentación de controlar la información que obtiene la gente es muy grande. Todos los gobiernos sueñan con que los noticieros sólo hablen de las cosas buenas que han hecho. Por esa razón la población siempre debe estar alerta ante los intentos de sesgar los hechos.


La universalidad es otro principio que debe guiar la Ley. Nos preocupamos por los derechos de los que acceden. Pero ¿Qué ocurre con aquellos que no tienen la posibilidad de acceder al internet? Ellos simplemente no existen. Quizás tengan muchas cosas que decir, sin embargo, no pueden.


Por tanto, el acceso a internet debe concebirse como un derecho humano de primera generación. Es decir, que no debe esperarse a que se generen las condiciones económicas, políticas y sociales para que se pueda ejercer.


Internet y educación deben ir de la mano. Así como Bolivia fue capaz de erradicar el analfabetismo, ahora debe ponerse como meta la completa erradicación del analfabetismo digital. 
Invitados a nuestro RSS feed recibe las actualizaciones vía email, o siguenos via Twitter.
Nombre: Email:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...